El chef Josep Quintana apuesta por la experiencia "cercana" en La Mareta

 

fotos-02El cocinero Josep Quintana abrió un nuevo local en Valencia el pasado año, en esta ocasión junto al Mercado de Ruzafa. Su propósito era practicar una cocina de mercado, de proximidad, muy mediterránea, con menú adaptado a lo que encontraba ese día en su visita a los puestos. Me picaba la curiosidad por visitarlo.
La Mareta se encuentra situado en la Plaza Barón de Cortes nº 22. Local pequeño, con 4 o 5 mesas solamente. En esas noches de verano se puede comer o cenar en la calle,  Mesas vestidas con mantel y servilleta de tela, detalle interesante que se está perdiendo en algunos locales.

Restaurante La Mareta. Un local de alta cocina servida con un trato cercano y amigable que hará que te sientas como en casa.

Ofrece una carta sin grandes pretensiones elaborada de forma diaria según los productos frescos de cada momento. Los ingredientes los aporta el Mercado de Ruzafa que garantiza la primera calidad. Sus raciones son elaboradas con una dosis importante de cariño, experiencia y mucha ilusión. En la simplicidad se encuentra la perfección y lo tienen bien aprendido en el interior de las cocinas de La Mareta.

Trabaja con varios menús, uno especial para mediodía y el resto para ambos servicios. En la carta encontramos unos 10 platos aproximadamente, donde tu puedes elegir alguno de ellos para la composición del menú y el resto son a gusto del cocinero. En la siguiente fotos podemos ver esto y sus precios.

El cocinero Josep Quintana, poseedor durante más de 10 años de una Estrella Michelín en Valencia por su trabajo en Torrijos, apuesta en su nueva propuesta culinaria, el Restaurante La Mareta, por una experiencia “cercana” en el barrio de Russafa.

   El chef balear ha presentado su nuevo menú de primavera en un ambiente de reinauguración. Y es que, tras haber lucido una estrella en la Guía Michelin por su trabajo de vanguardia en el antiguo restaurante Torrijos, asegura que ha vuelto a “disfrutar con la cocina”.

Su restaurante La Mareta, con capacidad solo para unos 20 comensales, le ha brindado la oportunidad de “redescubrir su amor por la cocina, un amor que nació en su adolescencia y, lejos de apagarse, parece estar en su mejor momento”, aseguran desde la oficina de prensa del cocinero.

Su oferta se basa en lo que le ofrece el mercado de Ruzafa, que está a sólo unos pocos metros de la puerta de su local, es decir, “un producto de máxima calidad y, por supuesto, un trato de tú a tú con el comensal”.

Completa los datos del localCompleta los datos del local o crea tu APP o Web
Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *